Jun 162015
 

comunicacion_empresa

Tomar decisiones en una empresa no es una tarea sencilla, especialmente cuando la responsabilidad está dividida; sin embargo es clave en la eficiencia de la misma.

Cuanto más sistematizado y más ágil sea el proceso de toma de desición, más operativa y rentable será la empresa.

Son ya muchos los casos que me he encontrado en los que no se avanza en un problema por la dificultad de abordarlo, de hablar con las personas implicadas y/o de llegar a un acuerdo.

Os voy a proponer un método muy sencillo para conseguir desbloquear estas situaciones y permitir que la empresa siga avanzando:

  1. Convocar a las personas implicadas (todas, no nos dejemos a nadie) a una reunión.
  2. El líder de la reunión debe exponer los objetivos de la misma “alcanzar el acuerdo pertinente” y no dar opción a la no existencia de acuerdo, así como al tiempo destinado para tal fin. El tiempo debe ser acorde, ni excesivamente largo, porque las personas tenemos la habilidad de dilatarnos, ni muy corto porque entonces no se abordará con la profundidad necesaria.
  3. A continuación cada uno de los miembros de la reunión debe exponer su posición y los demás atender (sin interrumpir).
  4. Después de la intervención de todos, el líder de la reunión debe resumir los puntos de acuerdo y los que no hay acuerdo.
  5. Se inicia un debate centrado en los puntos en desacuerdo y no se debe concluir hasta que se produzca el acuerdo en cada uno de los mismos. Parece sencillo, pero desde ya os adelanto que las personas tenemos la habilidad de hacerlo muy complicado.
  6. Una vez alcanzado el punto anterior es imprescindible hacer recopilación de lo acordado, dejarlo por escrito y pedir feedback a los asistentes para asegurarnos, que efectivamente existe el acuerdo y que las pautas a seguir son compartidas por todos.
  7. A patir de este punto es necesario que todos los asistentes a la reunión cierren filas con la decisión adoptada y se traslade así al resto de la organización y este punto además de ser el último es el más complicado, pero también es el que mayor incidencia tendrá en la consecución de resultados.

Lo que he expuesto, no es más que una secuencia de normas de educación y un poco de sentido común, sin embargo en base a mi experiencia es complicado ponerlo en práctica en las empresas.

Espero que os ayude en las próximas discrepancias y por cierto, se me olvidaba deciros que lo más importante es una gran dosis de paciencia.